lunes, 1 de marzo de 2010

"¡cuidado baby!"

Nos sentamos las tres en los sillones del living... Sí, esos, los de paja o algo así.
Nos miramos...no hizo falta decir absolutamente nada. El silencio lo dijo todo. Nos conocemos tanto que fueron las miradas las que narraron lo que hemos vivido separadas y estoy segura de que, si hubiéramos hablado, lo habríamos arruinado todo.
"¿Cerveza?", preguntó una. "No, no. No tomo". Todas lanzamos una carcajada tímida. Desde hace unos años habíamos tenido que olvidarnos de las juntadas nocturnas diarias y, sin querer, nos habíamos olvidado de tomar cerveza todos los fines de semana.
"No tomas", dijo riéndose y se sirvió en un vaso de metal...esos que ya deben tener más de diez años. "¿Decidiste dejar los malos hábitos atrás también?", dijo, esta vez, dirigiéndose a mí. Sonreí. Hace meses que no probaba el alcohol, pero la cerveza ya estaba abierta y no podía permitir que ella se la tomara toda sola. "No", le dije. "Servime un trago", y ella como gran amiga de la infancia me sirvió justo hasta el punto que me gusta, hasta llegar a las "liñitas" del vaso de acero.
Me puse de pie, disponiéndome a traer algo para masticar y tardé un buen rato. Las ladies siempre habían sido algo caprichosas con el tema de la comida y elegí las mejores frutas de la heladera. Cuando me vieron, lanzaron una carcajada. Lo había olvidado...ni la una ni la otra comía sano, pero cedieron ante mi tentativa de alimentarlas saludablemente y se decidieron a comer algun durazno blanco...
Cuando apoyé la fruta sobre la mesa, me incliné para sentarme. Como siempre, descuidada, sin vislumbrar aquello que me rodeaba, me dispuse, torpemente, a sentarme sobre el sillón...sin darme cuenta que sobre éste había dejado mi vaso...
"Cuidado", oí. No le di importancia la primera vez... "Cuidado", sentí de nuevo. Y una vez que arrojé el vaso ensuciando a las ladies con el líquido alcohólico que contenía la taza, oí otra vez "Cuidado, baby!"
Las miré sorprendida. "Qué volada", me dijo una escurriéndose el volado de su vestido. "Mal", concordó la otra.
Me miraron, las miré...miramos el líquido en el piso y nuestras ropas, que habían cambiado de color adquiriendo el mismo tono que el de la cerveza, que en este caso era negra.
Casi como vómito, las tres comenzamos a reír a carcajadas. ¡Como en los oldies! ¡Cuando una empezaba una oración y la otra la terminaba! ¡Cuando sólo nosotras reíamos de nuestros chistes! Cuando reíamos todas a la vez...
Entonces la cerveza, los vestidos, el vaso, la torpeza, la "voladez" (que ahora parece ser mala) y un poco de humor negro nos retornó a aquel mundo remoto en el que solíamos despertarnos en la misma cama, usar los mismo corpiños y compartir ¿los novios? Sí...los novios...


Faaaa...qué tiempos aquellos...
A la ladies...que las amo

Texto por Poyo Skalari

5 comentarios:

Nicolás Cejas dijo...

jaja que buena narración...seguro eran ustedes y su propio mundo...muy bueno poyo...aqui me paso y nada...que andes re bieen e.e salud,saludete (? xD

micky machibuse, dijo...

Conosco al chico de arriba, va a mi colegio JAJAJAJA
Que lindo textin ñ.ñ
Besos

Poyo Skalari dijo...

eeey están todos conectados! (?
porqe se enojaba? XD

Nicolás Cejas dijo...

O.O yo no te conozco e.e seria re re copado conocerte micky xD ajajja...o capaz te conozco y no te registro :P ajaja che che poyo...no te sientas ignorante...yo tampoco lei ese libro...esta como introducción en otro libro qe si estoy leyendo xD se llama "hitler gano la gerra" qe no tiene nada qe ver con hitler pero buen..esta muy bueno..te lo recomiendo e.e no me acuerdo muy bien el autor...despues te digo...y otra cosa...porqe los 5 de marzo tienen algo de malo? xD seguro qe significa algo en tu vida...no se..igual todo bien...sos grosa xD :)jaja beso :D

Micaela Espíndola dijo...

JAJA, posta que esas fotos fueron de un sabado a la noche del verano xD