lunes, 13 de febrero de 2012

Arte, criatura esteparia




Somos una suerte de lobos de la estepa. Nos gusta el cielo negro sin tantas estrellas. Estamos condenados, no lo ignoramos, pero no nos perturba. Morbo. Somos tan distintos a los que éramos...no lograría reconocerme tan ingenua, tan considerada y atenta. Estúpida. Adoro divertirme ignorando. Ignorándolos. Mentira. Encuentro dicha en el arte y sólo en el arte. Estamos tan lejos, tan adelante. La gente quedó tan atrás. Somos literales y nos trasladamos en palabras, en pigmentos, en luces, en mármol, en zapatillas de ballet y claves de fa. Ya no existe el espacio. El tiempo nos perdió para siempre. Su idioma universal, la lógica, la causalidad nos escupió hacia el eterno. Solos, pero tanta gente rodeándonos. La estepa nos arropa y no necesitamos más. El arte no necesita de pinceles, partituras, cuerpos celestiales estirados girando en una caja musical, ¡escenario! Sólo la brisa. El aire. Estaríamos perdidos si pensáramos que estamos a su altura. No entendemos. No movemos pinceles, los pinceles mueven nuestras manos, pintan nuestras vidas. Y estamos solos. No necesitamos a nadie. Tenemos el arte. ¿Amor? Al arte. El más puro, el único real. Está bien, uno no puede vivir de amor. Uno puede vivir del arte. Lo aprendí, me lo enseñaste. Nunca quisiste a nada ni a nadie, nunca te faltó nada, siempre estuviste completo. La estepa nos abraza. Bendita, bendita la estepa por abrigarnos. Aunque a veces el porvenir me aterra. La estepa poblada, mi peor miedo. ¿Y tu miedo? Nunca te imaginé con miedo. Miedo real, no un cuadro azul, un baile brusco, una voz oscura, un violín espeluznante, un símbolo. Siempre tan inhumano. ¿Artista? Pero sin humanidad, sin nada de hombre, tan parecido a un personaje de Dalí, así, sin vida, pero con arte y pulmones y huesos y sangre pero sin corazón, sin materia gris o blanca o verde o violeta... Poseído por el arte y por tu amor al arte y sin nada más. Y la estepa, claro. Lobo. Lobos. Buscamos el arte y sólo eso. Aunque a veces no estoy segura de que seas humano y pienso, a veces, que tal vez seas en verdad un lobo con piel de humano. Y cuando hablás de arte, ¿hablarás de lo mismo que yo cuando hablo de arte? ¿Tu arte será el mismo que el mío? ¿En qué pensás cada vez que decís "arte"? ¿En mí "arte"? ¿En algo distinto? ¿Y cuándo hablás de amor? ¿Cuándo yo digo amor?Tan inhumano, cada vez más lobo. Llevate mi humanidad, mi amor o mi arte para siempre. Entendí que puedo separar. Me enseñaste muchas más cosas que las que creés. No me acuerdo sólo del dolor. Tu falta de humanidad me preparó para mucho y también tu arte. Espero conocer a alguien que entienda al arte como lo entendés. Sería bellísimo recorrer museos "desde atrás" como decíamos.
A pesar del dolor, lobo, te agradezco.













Texto por Poyo Skalari

3 comentarios:

mica de san francisco dijo...

Muy lindo el blog!

Espíndola dijo...

La imagen del dibujo, ooh, ese impresionista es magnifico con los crayones, ahora dudo si era hombre o mujer, creo que mujer, adios querida

.Fémina. dijo...

Siempre amé ésta toma de Man Ray. Yo la llamo cabellera con vulva...